“El catequista es una persona histórica, que vive en una realidad y tiempo concretos, sujetos a múltiples cambios.”

La catequesis es un acto de comunicación, el de transmitir el Evangelio, dé a conocer la vida de Jesucristo, que ayude al catequizando a identificarse con Él.
A partir del Directorio General para la Catequesis se puede responder el por qué se afirma que es importante que los agentes para la catequesis tengan una formación integral y permanente.
Que es precisamente para poder dar respuesta a la tarea que se le pide, anunciar la Buena Nueva, el catequista necesita una formación básica y una formación permanente. Por lo que podemos citar que:

“Todos estos quehaceres nacen de la convicción de que cualquier actividad pastoral que no cuente para su realización con personas verdaderamente formadas y preparadas, pone en peligro su calidad” (DGC 234).

La formación del catequista es en 3 dimensiones:

FORMCAT